LOS JUEGOS OLÍMPICOS EN LA ANTIGUA GRECIA ~ EL VALOR DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

sábado, 24 de noviembre de 2012

Terminada la Unidad Didáctica de los Juegos Olímpicos en la Antigua Grecia. Con ella hemos trabajado a nivel físico las Capacidades Físicas Básicas (la Fuerza, la Resistencia, la Velocidad y la Amplitud de Movimiento), además de trabajar otros muchos aspectos (matemáticos, históricos, artísticos, etc.). También hemos aprovechado la motivación que traían de haber visto durante el verano los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Las Olimpiadas de la Antigua Grecia deben su nombre a la ciudad griega de Olimpia. Se organizaron por primera vez en el año 776 a.C. Las pruebas deportivas de estos juegos se llamaban agones (que proviene de agonía, ya que suponía un gran esfuerzo realizar estas pruebas que iban destinadas a satisfacer a los dioses de la época).

Existían diferentes tipos de agones: los atléticos (carreras, saltos y lanzamientos), los luctatorios (pruebas de lucha) y los agones hípicos (carreras de caballo). En nuestras Olimpiadas particulares, hemos realizado los agones de lucha y los atlético, los hípicos los hemos dejado a un lado por razones obvias.

Dentro de los agones atléticos hemos realizado lanzamientos (jabalina y disco), carreras (díaulo -velocidad- y dólico -resistencia-) y saltos (de longitud). En los agones luctatorios hemos desarrollado una lucha de equilibrio y otra de fuerza (sin manos).

Han sido siete las pruebas de distinta naturaleza las realizadas en total. En cada prueba hemos ido haciendo una clasificación separada por género, y en ninguno de los tres quintos, las pruebas las ha ganado la misma persona. Ni en masculino ni en femenino. Con lo cual hemos podido abordar de forma muy gráfica el aspecto educativo de que cada uno tiene unas características corporales propias y distintas. Otro aspecto educativo a resaltar a sido los diferentes roles que han realizado en cada una de las pruebas:, ya que han realizado el papel de jueces y de deportistas.

Por último, aprovechamos algún día de lluvia para realizar los trofeos a entregar a los ganadores: coronas de olivo. Los tres primeros en la general, por género, se llevaron su corona de olivo. Y al resto de la clase se le entregó por el juego limpio desarrollado.

Una experiencia bonita, cargada de sentimiento y de ilusión por parte de los niños, niñas y maestro. Parece que todo cambia cuando un contenido, en este caso las CFB, se sitúan en un contexto determinado. Repetiremos.

Y antes de terminar, agradecer a Fernando M. Otero su gran aporte para poder hilvanar esta Unidad Didáctica. Sin sus ganas por hacer algo conjunto, no hubiera sido posible.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada